Skip to content

Teniendo en cuenta sus mentes

minds1

Enseñanza con el cerebro,  considerando  evitar que entre por una oreja y salga por la otra

Por Helen de la Maza

Tómese un momento para pensar en una de sus experiencias de aprendizaje favoritas. ¿Cuáles cualidades tenía su instructor, profesor o naturalista para hacer dicho aprendizaje memorable?, ¿cómo le fue enseñado el material?; si las repuestas a estas preguntas incluyen: “Me divertí durante el aprendizaje”,” el docente estaba entusiasmado con  el contenido”, “ fue relevante para mí” “ todos nosotros participamos”, luego su cerebro trabaja de manera similar a millones de otros y usted aprende mejor cuando el ambiente emocional es apropiado para el aprendizaje, justo como sus estudiantes.

Nosotros como educadores debemos tener en cuenta cómo los cerebros procesan los estímulos externos; cualquier cosa que digamos, hagamos, o mostremos a los estudiantes y cualquier cosa que vean, oigan, huelan, prueben, y toquen va a ser procesado y filtrado primero por la parte del cerebro que procesa las emociones. Al conocer esto nos debe inspirar en proveerles a nuestros estudiantes un aprendizaje significativo lo cual es emocional, relevante y comprensible.

En su libro A Celebration of Neurons: An Educator´s Guide to the Human Brain”, Robert Sylwester escribe: “ La emoción conduce a la atención, lo cual conlleva al aprendizaje y la memoria” (Sylwester, 1995; p. 72). Toda la información externa que es llevada al cerebro a través de nuestros sentidos es filtrada primero por la parte de nuestro cerebro que procesa las emociones.

Si usted está enseñando en un ambiente fuera del salón de clase, luego el aspecto emocional de la experiencia del aprendizaje se solidifica porque la novedad crea un interés intensificado y por lo tanto emoción. Una forma simple con la que usted  puede infundir lecciones con emoción es esta entusiasmado con el material que es enseñado. Su entusiasmo contagiará  e impregnará a los estudiantes con la emoción de la temática o con la misma experiencia de aprendizaje. Otras formas para crear una experiencia de aprendizaje emocional incluye:

  • Simulaciones y representaciones     ( p. ej hacer que representen la fotosíntesis)
  • Soluciones de los  problemas reales ( p. ej involucrar a los estudiantes en la solución del problema mediante la implementación del proceso científico)
  • Construcción de modelos
  • Aprendizaje cooperativo
  • Incorporación de música  (p. ej enseñar el ciclo del agua por medio de un cántico, un baile o una canción)

Nuestro cerebro procesa información como si nosotros aun viviéramos  los estilos de vida de “cazadores y recolectores”. Lo que importa más a los sentidos y al cerebro es lo que está directamente relacionado con nuestra supervivencia.  La mayoría de la información considerada no importante para nuestra supervivencia o bienestar es ignorada, de hecho para muchos de nosotros se filtra casi el 99% de toda la información que recibimos de nuestro ambiente.

Una de las preguntas que se hace “ el proceso emocional” al cerebro cuando la información está siendo procesada es: ¿qué hay en esto para mí?, ¿por qué debería importarme?, si la respuesta a esto es: nada, muy probablemente la información viajará como dice el conocido refrán “ entra por una oreja, y sale por la otra”. Nosotros como educadores podemos evitar que esto suceda, encaminando  las experiencias personales de los estudiantes desde muy temprano a una  lección.

Por  ejemplo si usted va a hablar acerca de las plantas, la fotosíntesis o la importancia de preservar los ecosistemas, intente empezar con esto simple para llamar la atención: “todo el mundo inhale profundamente, y luego exhale.¿ Qué acabaron de inhalar? (oxigeno), ¿de dónde viene el oxígeno? (prácticamente de las plantas y algas); si las plantas no existieran habría menos oxígeno para que respirara. Esto para algunos de los estudiantes puede aún no hacer muy relevante el tema; así que pregúnteles algo simple para conllevar a un conocimiento previo como: ¿qué sabe usted de las plantas?, o generando una asociación ¿le recuerda esto a alguna película que haya visto?. Esta manera le permite que sus estudiantes le ayuden a hacer el contenido interesante para ellos; mediante la generación de una conversación que les incita a pensar en la relación del contenido y sus vidas.

Otra razón por la cual el estímulo externo pueda ser ignorado es que es simplemente incomprensible. Si tu profesor estuviera empezando a hablar en otro idioma que no conoces, dejas de prestar atención al cabo de unos minutos. Otra de las situaciones, podría ser imaginar que te dicen que leas algo y las letras son confusas por lo tanto al cabo de un rato será inútil. Nosotros como educadores, trabajamos con diversos estudiantes todos los días, y aunque ellos están aprendiendo inglés como segunda lengua (tercera o cuarta lengua); ellos han sido encasillados  en algunas desventajas de aprendizaje o simplemente piensan diferente.

El proveer experiencias de aprendizaje que son emocionales, relevantes y tienen sentido ayudará a que la información pase por medio del filtro emocional en el cerebro  y alcance las otras áreas de este;  involucradas en más funciones demandadas. Sin embargo, no porque nuestra poca información hace esto allí, significa que los estudiantes recordarán. La retención de la información es esencial en el aprendizaje.

Una forma de asegurarse que los estudiantes comprendan y retengan información, es mediante el suministro de un “resumen cerebral”. Este proceso sucede cuando usted les brinda a sus estudiantes la oportunidad de desarrollar su propio conocimiento con respecto a un concepto.

A continuación se presentan algunos ejemplos:

  • Solicítele  a sus estudiantes de forma individual, “ponga esto en sus palabras”. Por ejemplo, ellos tienen que desarrollar una definición empleando sus propias palabras en vez de repetir la definición del libro.
  • Tienen que  compartir con dos estudiantes más, lo que ellos aprendieron de la exposición  o charla. En lo posible, los estudiantes retendrán ésta información mejor que otros conceptos. Una de las razones de ello es que si los estudiantes estuvieron intrigados demasiado para hablar de esto con sus compañeros, significa que el tema los toco de una manera emocional, significativa y relevante.
  • Tener un periódico estudiantil, para escritura o plasmar imágenes y así reflexionar acerca de sus experiencias.
  • Organice  a los estudiantes por grupos, involucre cada grupo en aprender diferentes conceptos, luego ellos deben enseñar a los otros grupos lo que han aprendido. (“Jigsaw Puzzle” model of instruction).

Los resúmenes cerebrales brindan a los estudiantes la oportunidad de dar un paso mental tras el material,  procesarlo, hacerlo suyo, y luego estar listos para prestar atención al próximo paquete de información. El resumen cerebral verbal,  es específicamente efectivo para incrementar la retención; porque esto libera un neurotransmisor llamado acetilcolina, el cual está involucrado en la formación de la memoria a largo plazo.

Según el propósito de alcanzar nuestros objetivos como educadores, necesitamos mantener el cerebro en la mente cuando enseñamos. Se puede hacer esto inculcando nuestras lecciones con contenido emocional, estableciendo relaciones importantes, entre el material y la vida de los estudiantes, y enseñar de una forma que permita a los estudiantes, independientemente de su nivel cognitivo y de lenguaje que comprenda totalmente la información.  Mucha suerte como apliques estas estrategias para que tengas en cuenta sus mentes.

Helen de la Maza, quien vive en el soleado sur de California, ha trabajado en educación ambiental por más de quince años y está vinculada como editora regional de Green Teacher. Para mayor información en anatomía cerebral, estrategias de enseñanza compatibles con el cerebro, u otra información, contáctela a  curriculumconsulting@earthlink.net

Andrea Paola Moya Rey  es Profesional en Lenguas Modernas con énfasis en Traducción, egresada de la Universidad EAN en Bogota, Columbia. Email:  andreamoya5@yahoo.com. Skype: andreitam5